Una buena parte del carbono negro proveniente de los focos de calor (chaqueos) se asienta sobre el noroeste de la Cordillera, cambiando la absorbancia, (absorbencia: medida que refleja cómo se atenúa la radiación cuando atraviesa un elemento) de las masas de hielo (glaciares), por lo que se reduce su capacidad de reflejar la radiación solar.  

Esa radiación solar absorbida por el carbono negro derrite el glaciar, y es una de las causas principales para el retroceso de glaciares, proceso que se estaría acelerando en relación al inicialmente previsto por científicos, de acuerdo con el análisis de  Juan Carlos Guzmán en su estudio, Bolivia: ¿Cómo nos afecta el calentamiento global y qué hacemos para enfrentarlo? – La situación de los gases refrigerantes y el carbono negro, publicado por el CEDLA en febrero de este año.

La causa principal de la pérdida de masa glaciar reportada, que se suma a los depósitos de carbono negro proveniente de la deforestación en los llanos y la Amazonia, es el deterioro de la calidad del aire por efecto del carbono negro generado por el autotransporte en Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, concluye la investigación.

Adicionalmente, varios distritos cruceños y cochabambinos han contribuido a profundizar los problemas empleando leña como fuente de energía para unos 3.700 establecimientos rurales casi artesanales que fabrican materiales de construcción (yeso, ladrillo).  

Así, el rol que juega el carbono negro en la sostenibilidad  futura de los pueblos altoandinos  urbanos y rurales, muestra la interconexión e interdependencia de los sistemas amazónico y andino y los efectos de las transformaciones territoriales en áreas rurales sobre medios urbanos. 

Se deja en claro, advierte Guzmán,  que esta sostenibilidad  es una razón adicional y de gran importancia para la  conservación del bosque amazónico y para la definición   de políticas  públicas económicas y  sectoriales articuladas y vinculadas a prioridades nacionales en términos de producción y transporte de personas, productos y mercancías en los niveles municipal,  departamental, nacional e internacional. 

/ERBOL/