La primera «Guardaparque» que tuvo el País para vigilar sus áreas portegidas

 Aygün Bolivia 20/06/2020

Nunca le falta una sonrisa, aunque existen momentos en los que necesita demostrar su fortaleza. Ana Carola Vaca Salazar fue la primera guardaparque boliviana que tuvo Bolivia para cuidar las áreas protegidas de Bolivia. Hoy, su huella es seguida por otras mujeres.

“Ser guardaparque es un trabajo apostólico, ya que trabajas sirviendo a la sociedad, al planeta, a la naturaleza y a las áreas protegidas. Sin embargo, no es bien remunerado, ni tampoco es reconocido. Aunque en la actualidad, ya se está visibilizando el trabajo del guardaparque, este es un trabajo difícil, uno trabaja sin pensar en lo que gana, uno trabaja para cumplir al 100 % la misión de preservar y conservar el área protegida donde uno
está asignado”.

Vaca Salazar es la primera guardaparque mujer de Bolivia que se comprometió con la protección de los recursos que se encuentran en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).

Desempeña esta labor desde 1996. Estudió en la Escuela Nacional de Guardaparques de la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno (UAGRM) de la ciudad de Santa Cruz. Ahí comenzó todo.

“Actualmente, ella forma parte del equipo de trabajo de guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), resalta por ser una de las mujeres de mayor compromiso, siendo un ejemplo de esfuerzo y dedicación para sus compañeros y para la entidad”, destaca Maikol Melgar, director ejecutivo del Sernap.

DIFÍCIL COMIENZO

Empecé como la primera guardaparque en Bolivia en el SNAP, fui la primera y me costó mucho porque como no se contrataban mujeres, y al hacer el examen de ingreso fue muy difícil para los evaluadores tener que aceptar que tenían que contratar a la primera guardaparque en el Parque Noel Kempff Mercado, donde trabaje hasta el 2006. Posteriormente he trabajado en el Parque Itenéz del departamento
del Beni”, cuenta Vaca.


A la fecha trabaja en la Reserva de la Biosfera y
Estación Biológica del Beni (RBEBB) y ha cumplido una década como jefa de protección.

“Ya cumpliré 24 años trabajando como guardaparque. Actualmente trabajo como directora interina de la RBEBB, sin dejar de lado mi función como jefa de protección y guardaparque. No dejo de cumplir mis funciones como tal, simplemente van aumentando mis responsabilidades”.

¿QUÉ HACE UN GUARDAPARQUE?

Cuenta que sus funciones están establecidas por el Registro General de Áreas Protegidas (RGAP). Entre las principales destacan el control y vigilancia en las zonas de patrullajes, fiscalización y control de los campamentos y rutas. “Esa es la actividad principal, el control y vigilancia. También hacemos monitoreo, tomando datos cuando hacemos el recorrido.

Aparte de fiscalizar las actividades ilícitas que hay dentro del área, como el cuarteneo ilegal, la cacería, la pesca, los asentamientos que pueden ser extraños e ilegales. A la vez, tomamos datos, no solo de flora y fauna, sinodatos que ocurren enel ecosistema, como los cambios de cauce de ríos, el cambio de los ecosistemas, los niveles del agua, los comportamientos de las cuencas, los cambios que se dan en las comunidades entre otras cosas”, cuenta Salazar. Una extensa labor.

VIDA CON ÉXITOS

La guardaparque considera que tuvo muchos logros durante el ejercicio de su labor, uno de ellos su promoción laboral de guardaparque a jefa de protección puesto que es una “posibilidad es mínima”. “Llegar a ser jefa de protección es un logro que no cualquier guardaparque logra. Además, es una gran ventaja que como mujer yo lo tenga. Soy la única jefa de protección que tiene el cargo por concurso de méritos. Es decir, por un examen de competencia que yo haya asumido y haya ganado”, cuenta. En su lista están cursos de capacitación a escala nacional e internacional.

Asistió además a cuatro congresos mundiales en representación del país. Incluso llego a ser nombrada delegada de Sudamérica para la Federación Internacional de Guardaparques. También fundó la Asociación Boliviana de Agentes de Conservación y Guardaparques (ABOLAC). “Yo presente la propuesta para la creación de la ABOLAC, luego la creadora fundadora y presidenta de tal asociación. Siempre fui muy luchadora por los derechos de los guardaparques”.

EL ROL DE LA MUJER

Su historia de vida es una prueba de ello. Le toco romper los duros esquemas machistas para conseguir sus metas laborales y de vida. Ser la primera guardabosque de Bolivia no ha sido una tarea nada fácil.

“Debemos luchar por los derechos de la mujer para que las futuras generaciones tengan un camino más fácil en todas las actividades y escenarios de la vida. Este tipo de fechas sirven para que todo el mundo pueda reconocer a todo tipo de mujeres y que se les dé un trato parejo con igualdad de género”.