Caballos que curan el ser

 Aygün Bolivia 20/06/2020

Se los ve sueltos , lejos de las caballerizas, mientras refaccionan el lugar que notablemente ha mejorado. Los estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) los acarician sin temor porque sabe que inspiran paz y curan el alma. Se trata de los caballos que han sido entrenados no solo para ser amistosos, sino para dar terapia a los humanos a través de una técnica que se hace llamar equinoterapia.

‘MA WAWAKI SARAÑANA’

La carrera de Psicología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UMSA ha incluido un proyecto bastante importante en el campus universitario de la zona Cota Cota, del sur de La Paz.

El Centro Integral de Terapias Equinas “Ma wawaki sarañana”, que en aymara significa “Todos juntos como uno” nació hace cuatro años.

Y es que la equinoterapia es una terapia física y mental complementaria, cuyo elemento central es el caballo. “Se ha comprobado que el caballo tiene la marcha similar a la humana; arriba, abajo, adelante, atrás, derecha e izquierda. Este balanceo, por ejemplo, en niños con parálisis cerebral, da la sensación de poder caminar, y al mover todo el cuerpo hace que se active nuestro cerebro, entonces hay una apertura para el aprendizaje, para relajar músculos, tonificarlos. Depende de qué es lo que se tenga que trabajar”, indica la directora Cristy Grace Kiering.

Sixto Félix Novo es el coordinador del Centro Integral de Terapias Equinas, un hombre bastante amistoso que cordialmente conversó con Bolivia Nueva sobre los beneficios de la terapia.

“Nuestro proyecto recién está cumpliendo el cuarto año establecido en este centro. Damos esta terapia como una asistencia alternativa y de apoyo a la medicina no invasiva y además natural, esto desde Hipócrates, padre de la medicina, fue quien comenzó a tratar a los enfermos terminales, mandarlos a montar caballo, se había reflejado en la mejoría en muchos casos y en otras hasta la curación”, destaca.

El tratamiento sirve para mejorar las condiciones de vida, por ello se usa para tratar a personas con Síndrome de Down, personas autistas, casos de parálisis cerebral infantil.

Todas esas patologías no son consideradas como enfermedad, sino como una condición de vida.

“No lo vemos como una enfermedad. Buscamos la forma de integrar al paciente a la sociedad de una forma más racional y más técnica. El niño se relaciona, aumenta su autoestima, aumenta su don de mando, toma confianza, mejora su vocabulario.

Hemos tenido niños acá que no hablaban nada y actualmente ya hablan, tengo un niño que lo único que hacía era señalar lo que quería, desde que llegó aquí ya es un lorito hablando, viene todas las semanas”, afirma.

Dentro del campus hay 13 caballos y todos están capacitados para dar terapia. El equipo de profesionales cuenta con dos psicólogos y Novo es el profesor de equitación.

“Comenzamos a ver niños a partir de tres años, cuando ya oyen órdenes. No tenemos un máximo de edad puesto que hemos tenido pacientes de la tercera edad, y que han mejorado también en su autoconfianza, muchos han llegado aquí con parálisis laterales han recuperado movimiento con el ejercicio de trotar con el caballo o cepillarlo”, indica el profesor.

La sesión tiene un costo de Bs 50 para estudiantes, y de Bs 60 para personas particulares. El campus está ubicado entre las calles 28 y 29 de Cota Cota.